sábado, 7 de junio de 2008

CLASES DE EDUCACÓN SEXUAL PARA HOMBRES

1. Las mujeres llevan zapatos de tacón alto incluso en la cama.
2. Los hombres NUNCA son impotentes ni tienen problemas para mantener una erección casi eternamente, pues el gatillazo es una leyenda urbana inventado por malvadas feministas.
3. Diez segundos de cunnilingus son más que suficientes.
4. Si un extraño descubre a una mujer masturbándose, ella no se pone a gritar sino que insiste en tener sexo con él.
5. Las mujeres sonríen con gracia cuando los hombres les llenan la cara de esperma.
6. A las mujeres les encanta practicar el sexo con hombres feos y de mediana edad.
7. Las mujeres gimen de modo incontrolable cuando la chupan.
8. Una mamada salva siempre a una mujer de una multa por exceso de velocidad.
9. Las mujeres se corren SIEMPRE en el mismo instante que los hombres.
10. Todas las mujeres hacen ruido (mucho ruido) cuando follan.
11. Esos pechos son de verdad. La que diga que no es una femista envidiosa. El que diga que no es una maricona misógina.
12. Una práctica común y muy satisfactoria para un hombre es coger su propio pene semierecto y restregárselo repetidamente por el culo a una mujer.
13. Los hombres siempre dicen "oh, sí" cuando se corren.
14. La doble penetración hace gemir de placer a las mujeres.
15. Los hombres asiáticos no existen.
16. Si encuentras a un chico y su novia dándose el lote, el no te parte la cara cuando le metes la polla en la boca a su novia.
17. Existe una cosa que se llama trama.
18. Cuando penetras a una mujer por detrás, puedes excitarla de verdad dándole hostiones en el culo, hasta que quede rojo.
19. Las enfermeras le hacen mamadas a los pacientes.
20. Los hombres SIEMPRE se corren fuera.
21. Cuando tu chica te pilla follando con su mejor amiga, finge que se enfada un poco, pero acaba en la cama superfeliz con los dos.
22. Las mujeres nunca tienen dolor de cabeza.
23. TODAS las mujeres son bisexuales. La que diga que no, es una frígida acomplejada y envidiosa.
24. La menstruación es una leyenda urbana, inventada por furibundas feministas.
25. Cuando una mujer esta haciéndote una mamada, es muy importante recordarle que chupe.
26. Los culos están siempre limpios y no tienen pelos.
27. Los hombres necesitamos de la inestimable ayuda de un compañero para complacer a una mujer.
28. Los hombres bisexuales NO existen. El que diga que sí, es un mariconazo que no se atreve a salir del armario.
29. Cuando se les hace una mamada de pie, los hombres siempre ponen una mano en la cabeza de la chica y la otra, orgullosamente, en su cadera.
30. Los hombres no deben pedir, nunca, NUNCA. Ya están ahí las mujeres para ofrecerse amablemente a lo que sea.
31. Las mujeres siempre parecen agradablemente sorprendidas cuando desabrochan los pantalones de un hombre y encuentran (¡¡oh, sorpresa!!) ¡¡UNA POLLA!!

Y tras ver una, y otra, y otra, y otra, y otra, y otra vez lo mismo en todas las películas porno, ¿aún extraña que muchos hombres sean unos inútiles en el plano sexual?

1 comentario:

Perseo "el destructor" dijo...

Me he sensibilizado más con este tema ahora que estoy leyendo a S.J. He empezado por atrás y estoy leyendo la parte de los origenes del S/m en el nazismo.

La verdad es que ya lo había escuchado antes, aunque tampoco hice mucho caso. Pero sí, que tiene sentido. En una lectura de Kuhn, para Teorías y Formas, ya decía que el nazismo trinufó, porque la sociedad alemana tenía un punto masoquista, buscaban a alguien que les dominara, y a la vez tener a víctimas a las que maltratar.

Hay un libro de la experiencia de un francés de Alsacia (o Lorena) que fue encerrado en un campo de concentración. Buff, cuenta algunas de las torturas a las que es sometían y no se diferencian nada de lo que hacen estos... no sé ni cómo definirles. Pero tengo claro que para mí, una persona que disfruta con el daño ajeno, que se pone viendo sufrir a otro ser vivo por mucho consentimiento que haya, no está bien de la cabeza ni es buena persona.

No me estraña que este tipo de actos se dé sobretodo en gente a la que le sobra pasta. Desde luego que nadie puede negar que esos disfrutan del dolor ajeno. Como ejemplo el jefe de la F1. Miles y miles de gasolina desperdiciedo en sus ridículos cochecitos, mientras otros mueren de hambre.

Ya te seguiré contando.